El objetivo del proyecto destinta, en el que han participado Gaviplas, Cipasi y Termoformas, era demostrar que este plástico reciclado destintado es análogo en calidad al producido por la industria petroquímica 

El proyecto Destinta ha logrado un avance ya que obtiene un material sostenible, prácticamente transparente, y más económico que el original     

El Clúster de Innovación en Envase y Embalaje, junto a tres de sus empresas socias Gaviplas, Cipasi y Termoformas, ha coordinado el ‘proyecto destinta’ que valida el uso de plástico destintado como materia prima análoga en calidad al producido por la industria petroquímica. Además de demostrar su uso en diferentes productos del sector del envase y el embalaje como el film impreso, las planchas de polipropileno y los productos termoconformados. 

Durante la etapa de impresión, los fabricantes de film plástico para embalaje generan una merma del 7% al 10% en peso de la granza procesada. Este subproducto es film tintado producido en los momentos de inicio y cambio del producto de las máquinas de impresión.

Hasta el momento, la tecnología de reciclaje actual sólo permitía el fundido y granceado del material plástico sin tratamientos que mejoraran la calidad final. Esto hacía que las tintas  formaran parte de la matriz del material que se obtenía.

Estas impurezas limitan la calidad del plástico y empeoran sus propiedades ópticas y mecánicas , lo que da como resultado que sólo pueda utilizarse en aplicaciones de baja calidad como bolsas de basura, tuberías o piezas de bajo valor añadido.

Destinta

 

 

Un total de 600.000 toneladas al año

De modo que, el Cluster de Innovación en Envase y Embalaje ha logrado con este proyecto innovador la sustitución del plástico procedente de la industria petroquímica, polietileno y polipropileno, por granza reciclada destintada y más económica, similar al plástico virgen.

En el proyecto, el proceso de destintado ha sido desarrollado por la empresa Cadel Deinking, quien actualmente tiene la patente para esta tecnología. Gaviplas, tras la selección del material, ha aportado la merma de film de polipropileno impreso con tinta, Cipasi ha validado a escala industrial el polipropileno recuperado para la fabricación de planchas de polipropileno corrugado y Termoformas, ha validado  a escala industrial el uso del polipropileno recuperado a partir del film , en  la fabricación de envases termoconformados. 

En la actualidad se estima que el resultado de este proyecto es aplicable a escala industrial y tiene un mercado potencial de reciclado con destintado, en los principales países del mundo y Europa, de más de 600.000 toneladas al año que sustituirían a plásticos procedentes de la industria petroquímica por valor de 9.000 millones de euros anuales.

Para Jesús Pérez, director del clúster de innovación en Envase y Embalaje, “la coordinación de este proyecto cumple uno de los principales objetivos del Clúster que es apoyar la innovación en la industria del Envase y el Embalaje, además de la cooperación inter-empresarial ”.