Improven y Heura impulsan la circularidad en la cadena de suministro como estrategia competitiva y motor de crecimiento empresarial

Las consultoras Improven y Heura Gestió Medioambiental han organizado el evento titulado “Circularidad en la cadena de suministro”, en el Hub de Empresa de Banco Sabadell en Valencia, en el que los responsables de cadena de suministro de Improven, Daniel Lloret y Carla Bassó, y José Guaita, presidente de Heura, y Joan Ros, desarrollo de negocio en Heura, destacaron la importancia de integrar la circularidad en la cadena de suministro como uno de los pilares estratégicos de las empresas, creadora de oportunidades de competitividad y motor de crecimiento empresarial.

En la jornada, ambas empresas presentaron un recorrido por la cadena de suministro con un enfoque teórico-práctico. Se expusieron casos reales basados en la experiencia de implantación de proyectos en materia de eficiencia empresarial y estrategias medioambientales, de optimización de procesos y equipos, considerando como elemento clave la Sostenibilidad y el análisis medioambiental del impacto en el entorno. Todo ello, considerando las tendencias de mercado y sin olvidar los requisitos normativos y legales más actuales. También se recalcó la necesaria integración de estos conceptos dentro de la cultura empresarial y de las personas que las forman, para poder hablar de verdadera sostenibilidad y circularidad todos los actores han de estar implicados.

Los ponentes resaltaron cómo las empresas pueden adaptar sus modelos de negocio hacia cadenas de suministro que sean flexibles, transversales, sostenibles y circulares, lo cual contribuye a reducir significativamente el impacto medioambiental en términos de energía, emisiones y residuos. Esta transformación no solo refleja un impacto positivo en las cuentas de resultados, sino que también fortalece la sostenibilidad como un activo estratégico y de competitividad.

Improven y Heura delinearon la circularidad como una estrategia competitiva que abre oportunidades y nuevas líneas de negocio. En este contexto, enfatizaron la importancia de incluir indicadores clave en materia de sostenibilidad en la toma de decisiones y la necesidad de un monitoreo constante del negocio para cumplir con los requisitos legales y medioambientales. Jose Guaita, de Heura, destacó: “la necesidad de incorporar figuras especializadas como el Chief Sustainability Officer dentro de los cuadros directivos garantizando que la empresa profundicen en el factor de la sostenibilidad dentro de la estrategia empresarial”. De este modo, la implantación de políticas de sostenibilidad se situaría al mismo nivel que otros conceptos críticos empresariales y formaría parte de las tomas de decisión de los comités de dirección en las organizaciones.

Programa de la Jornada

La jornada comenzó hablando de la transformación de la linealidad de la cadena de suministro a la circularidad. En este sentido, los expertos explicaron que los modelos de negocio están en plena transición de ser tradicionalmente lineales a adoptar formas más sostenibles y circulares. La cadena de suministro sostenible debe diseñarse con un enfoque dual: optimizar el consumo desde el inicio (eficiencia) y crear nuevos modelos de aprovechamiento de materias primas secundarias, agua y energía (circularidad). En este proceso, la economía circular emerge como una red dinámica y conectada, basada en asociaciones con múltiples actores y que integra conceptos como reducir, recuperar, reutilizar, reparar, renovar, recoger y reciclar integrándolos en modelos que apuntan a una mayor circularidad.

El evento continuó explicando las diferentes palancas estratégicas de la cadena: ecodiseño, aprovisionamiento, procesos productivos, almacenamiento y logística. En cuanto a ecodiseño, este permite reducir impacto en el consumo de energía, emisiones y residuos. Se puso énfasis en la necesidad de integrar enfoques ambientalmente sostenibles en todas las actividades desde las etapas iniciales. Esto implica el uso eficiente y responsable de recursos, la durabilidad y reparabilidad de los productos, la recuperación de materiales y envases, y la biodegradabilidad para reducir el impacto en el consumo de energía, emisiones y residuos.

Así, el ecodiseño no solo se concibe como una mejora en la eficiencia, sino como una filosofía integral que afecta a toda la cadena de valor de la empresa. Empresas que adoptan el ecodiseño no solo reducen costes a través de un uso más eficiente de materiales y energía, sino que también fortalecen su posición en el mercado gracias a productos más sostenibles y responsables. En el mercado actualmente muchos flujos residuales han pasado a ser recursos de interés con valor positivo para las industrias. La inclusión de fuentes de materia prima secundaria, reciclada, y que sea fácilmente recuperada y reintroducida en los procesos productivos, son aspectos clave del ecodiseño que contribuyen a cerrar el ciclo de vida de los productos y a avanzar hacia la economía circular.

Respecto al aprovisionamiento es fundamental para garantizar la sostenibilidad de las operaciones empresariales. Las empresas saben que la gestión eficiente de los recursos no solo reduce sobrecostes, sino que también mejora la capacidad de respuesta ante cambios en la demanda. Carla Bassó, de Improven recalcó la importancia del desarrollo de tecnologías avanzadas para una mejor gestión, optimización y predicción de la demanda y, de este modo, establecer alianzas estratégicas con proveedores. “Estas alianzas permiten compartir proyectos de innovación y prácticas sostenibles, asegurando el origen de las materias primas y fomentando la incorporación de materia prima secundaria. Este enfoque colaborativo y holístico es esencial para potenciar la resiliencia y la eficiencia de la cadena de suministro”, añadió Bassó.

En este sentido, explicaron los expertos que cuanto  mejor se pronostica la demanda y se afina la previsión de necesidades, se evitan otras necesidades posteriores de reaprovechamiento de materiales y se consigue reducir los  sobre costes asociados a dicha ineficiencia. Asimismo, desarrollar relaciones con proveedores más allá de la mera transacción es fundamental como una palanca de colaboración, innovación conjunta y de funcionamiento en Red, que es clave para afrontar la circularidad con éxito.

La optimización de los procesos productivos es clave para la mejora continua en el contexto de la sostenibilidad. Las empresas están adoptando estrategias que permiten una mayor adaptabilidad a la demanda y una reducción significativa del desperdicio de materiales. La implementación de tecnologías para mejorar la productividad y el rendimiento de los materiales es vital. Además, la reevaluación de los procesos considerando imprescindible la inclusión de aspectos sostenibles permite a las empresas adaptarse rápidamente a los cambios en el modelo de negocio, manteniendo altos niveles de eficiencia y servicio. En este sentido, Daniel Lloret, de Improven, resalta: “Hay que dejar atrás la gestión por silos en los eslabones de la cadena de suministro. Producción no puede seguir siendo un organismo independiente dentro de las organizaciones”. Asimismo, ha apuntado que, si queremos seguir siendo relevantes en el mercado, la concepción tradicional “lean” debe dar paso a conceptos que complementen y maticen esta gestión con flexibilidad, sostenibilidad y visión holística.

La gestión eficiente del almacenamiento afecta de forma directa en el logro de resultados en la implementación de procesos circulares. Reducir el nivel de stocks obsoletos y deteriorados es una prioridad para las empresas que buscan ser más sostenibles. Joan Ros, de Heura, destaca: “la utilización de sistemas avanzados de gestión de inventario como el desarrollo realizado en el proyecto Track&Trace Reuse, con un control del dato para la trazabilidad que permite la optimización de la gestión, la implementación de políticas de devolución y retorno con proveedores, que contribuye a la eficiencia operativa y apoya la sostenibilidad” al evitar el almacenamiento innecesario de materiales y productos, minimizando el riesgo de obsolescencia, facilita una gestión más responsable y adaptada a la demanda real.

La logística es el eslabón final en la cadena de suministro que también ha evolucionado hacia la sostenibilidad en los últimos años. La búsqueda de eficiencia en la distribución, junto con la reducción de la huella de carbono, son objetivos centrales en este sector. La remodelación de rutas, la saturación de los vehículos para maximizar su capacidad, y la implementación de logística inversa son estrategias efectivas que están adoptando las empresas. Además, la colaboración con plataformas digitales que permiten optimizar las operaciones logísticas y el uso de vehículos propulsados por energías limpias y renovables como el hidrógeno o la electricidad, están marcando el camino hacia una logística más verde y eficiente.

Así, las empresas han de evolucionar hacia nuevos modelos de negocio en donde el valor empiece a estar más relacionado con el servicio y la gestión, y no tan solo centrados en el producto y el proceso productivo en sí, integrando en su plan de acción a otros todos los agentes implicados: proveedores, colaboradores, equipos, clientes y consumidores.

Dada la obligatoriedad del contexto normativo que no deja de avanzar de forma acelerada hacia la circularidad de los procesos, y el vertiginoso desarrollo digital y tecnológico que han de adoptar las empresas para mantener su competitividad, se abre un abanico de oportunidades para el desarrollo de nuevos modelos de negocio como ya estamos viendo despuntar en el mercado: tiendas de artículos de segunda mano, online y físicas; modelos de uso compartido de activos (uso de vehículos, herramientas, plataformas…); sistemas colectivos donde se agrupan empresas para cumplir la responsabilidad ampliada del productor; centrales de compras de materias primas secundarias para correcto abastecimiento de estos flujos, nuevos actores en el sector de la gestión de residuos, …

En definitiva, la Circularidad y la Sostenibilidad se han convertido en conceptos imperativos que requieren ser integrados en todas las áreas y actividades de la empresa para lograr definir una Estrategia Integral para un Futuro Sostenible. Desde el ecodiseño, pasando por la optimización productiva, hasta la gestión logística, las empresas que adoptan estos principios no solo están contribuyendo a un futuro más sostenible, sino que también están descubriendo nuevas oportunidades de negocio, para mejorar su eficiencia, reducir costes y fortalecer su posición competitiva en el mercado. Un enfoque holístico de integración, colaboración e innovación en la cadena de suministro son fundamentales para transformar estos desafíos en oportunidades reales y duraderas.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *